El Ejército israelí avanza sobre el sur de Gaza entre señales de un posible tregua | Hamas pidió un alto al fuego total a cambio de liberar rehenes

Los combates entre el Ejército israelí y el movimiento islamista palestino Hamas se intensificaron este viernes en la Franja de Gaza, pese a las primeras señales de una posible nueva tregua y de la liberación de rehenes a casi cuatro meses de guerra.

Varios testigos palestinos informaron de bombardeos en el centro y el sur de Gaza, sobre todo en la ciudad de Jan Yunis, donde se concentran desde las últimas semanas las operaciones israelíes. “Durante el último día, más de 20 terroristas murieron, principalmente durante combates cuerpo a cuerpo”, indicó un comunicado castrense, que detalló que, en redadas selectivas contra diferentes objetivos de Hamas y complejos militares, las tropas israelíes incautaron rifles AK-47, granadas, artefactos explosivos, equipo militar y municiones.

Los ataques en el sur

El asedio del hospital Al Amal de Jan Yunis persiste por undécimo día consecutivo, según denunció en la red social X la Media Luna Roja Palestina, que lamentó la muerte de una de sus empleados tras ser abatida por un francotirador cerca del lugar. La organización también reportó que el hospital tiene una escasez severa de comida, agua y medicinas.

La ofensiva avanza ahora hacia la urbe de Rafah, última zona meridional de la Franja, donde tan solo vivían unas 250.000 personas antes del conflicto bélico y que ahora alberga a más de un millón de personas desplazadas en 150 kilómetros cuadrados. “Estamos completando la misión en Jan Yunis y también llegaremos a Rafah y eliminaremos a todos los terroristas”, declaró el Ejército israelí en otro comunicado.

Según el último balance del ministerio de Sanidad gazatí, al menos 112 personas fallecieron en las últimas 24 horas como consecuencia de los bombardeos en todo Gaza, por lo que la cifra de muertos subió a 27.131 y a 66.287 heridos, mientras que se estima que hay alrededor de 8.000 cuerpos bajo los escombros.

Las negociaciones de la tregua

En lo que respecta a las negociaciones para una posible tregua, el jefe del buró político de Hamas, Ismail Haniyeh, pidió un alto al fuego total en el territorio palestino a cambio de la liberación de rehenes. “Reafirmamos la posición de las facciones de la resistencia de que cualquier negociación debería conducir al fin total de la agresión, la retirada del ejército de ocupación fuera de la Franja de Gaza y el regreso de los desplazados a sus lugares de residencia”, indicó el grupo islamista en un comunicado.

Este anuncio se produce después de que representantes de Estados Unidos, Qatar, Egipto e Israel elaboraran el fin de semana en París una propuesta de tregua y de canje de rehenes que, según fuentes presentes en las conversaciones, está compuesta de tres fases.

La primera estipula la liberación de 35 cautivos civiles en manos de Hamas a cambio de un cese completo de las operaciones de Israel durante 45 días. Además, Israel excarcelaría a unos 100 presos palestinos a cambio de cada rehén liberado, mientras que habría un incremento de la entrada de la ayuda humanitaria a la Franja de Gaza. En la segunda etapa, serían liberadas las mujeres y hombres, mientras que la última fase incluiría la devolución de los cuerpos sin vida de al menos 27 rehenes.

Israel y Hamas alcanzaron un único acuerdo de tregua de una semana, entre el 24 y el 30 de noviembre, que frenó los combates y permitió el canje de 105 rehenes, incluidos algunos extranjeros, por la excarcelación de 240 presos palestinos; algo que no se repitió desde entonces.

La presión por los rehenes

Mientras tanto, activistas del movimiento israelí Tzav 9 bloquearon el paso de Nitzana para impedir la llegada de ayuda humanitaria a Gaza, a pesar de que el Ejército había declarado esta semana el área como zona militar para impedir esta clase de incidentes, informó la agencia de noticias Europa Press.

Los manifestantes se limitaron a rodear a pie los muchos controles que se encontraban alrededor del paso, fronterizo con Egipto, por lo que ni un solo camión pudo cruzar para trasladar los bienes de primera necesidad que precisan los civiles palestinos. “No pasará ninguna ayuda hasta que regrese el último de los secuestrados”, remarcó un comunicado del grupo.

El movimiento Tzav 9, que comprende a activistas, colonos y familiares de los secuestrados por Hamas, ya realizó otros bloqueos en las últimas semanas en otros pasos fronterizos, como el de Kerem Shalom, a pesar de las peticiones del Gobierno israelí para que dejen libre el acceso a los camiones de ayuda. De hecho, el pasado fin de semana el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió a los activistas que suspendieran este tipo de iniciativas al argumentar que sin una mínima ayuda humanitaria a Gaza, Israel no podrá cumplir con sus objetivos de guerra.

Los familiares de los rehenes capturados en el ataque del pasado 7 de octubre también ejercen presión ante la ONU para que los cautivos sean liberados. Precisamente, se manifestaron este viernes frente a la residencia del secretario general de la ONU, António Guterres, señaló el portavoz de la secretaría, Stéphane Dujarric. Según ella, cada viernes por la mañana, ellos –muchos residentes de Nueva York– se desplazan hasta Sutton Place, en el barrio del Upper East de Manhattan, a primera hora, antes de que Guterres salga hacia sus oficinas. Este exigió en varias ocasiones a Hamas que libere a los rehenes; pese a ello, Israel lo acusó de ser parcial y exigió su dimisión.

About the Author

You may also like these