un proyecto busca ‘argentinizar’ los juguetes

Los famosos Playmovil argentinizados Foto Cecili Escamilla
Los famosos Playmovil “argentinizados” / Foto: Cecili Escamilla

Un set de reposeras, flotadores y pileta “pelopincho”, conservadora, un asador con chorizo mariposa, sifones y el Gauchito Gil, son algunos de los accesorios que un grupo de diseñadores crearon para “argentinizar nuestros juguetes” y darles una “impronta nacional” a los míticos juguetes Playmobil a través de una iniciativa gratuita que surgió en medio de la virtualidad de la pandemia.

“Che Playmobil” es el nombre del proyecto en el que a través de una plataforma colectiva de accesorios para impresión 3D, y de descarga gratuita, los interesados podrán acceder a una variedad de figuras que hacen referencia a distintos íconos de la cultura popular argentina.

“Tuvimos muchas ideas para las piezas, pero comenzamos con las que nos parecieron más representativas. Hay una búsqueda muy inconsciente de identidad local, quizás una cuestión más rioplatense, que es lo que nos toca a nosotros”Iván López Prystajko

La iniciativa surgió durante la pandemia y en plena virtualidad, cuando Iván López Prystajko y Eugenio Gómez Llambi, ambos diseñadores industriales de la Universidad de Buenos Aires, decidieron “aprovechar estar aislados” para crear “algo que nos conecte”.

“La forma en la que pensamos proyectos es en base a lo que vemos en el día a día. Es tratar de resaltar esas cosas que nos parecen cotidianas, comunes y que muchas veces las pasamos por alto porque están tan a la vista que no las vemos y valorarlas“, señaló a Télam Iván López Prystajko.

Ivn Lpez Prystajko uno de los diseadores del proyecto Foto Eliana Obregn
Iván López Prystajko, uno de los diseñadores del proyecto / Foto: Eliana Obregón.

Siguiendo la lógica de los escenarios que presentan los icónicos juguetes Playmobil, desde sus granjas con animales, estación de policía y de bomberos, caravana de verano, barco pirata, micro escolar, y gran variedad de profesiones, los diseñadores decidieron sumarle imágenes con la impronta de “algo local”.

A los sets de profesiones le sumaron el sodero, con sus cajones y variedad de sifones, como así también un escenario típico de cualquier rincón de la ciudad de Buenos Aires y sus tradicionales bares, con mozos con camisa y moño, y mesa en la vereda debajo de un toldo de lona.

Del Papa Francisco a las Malvinas y Maradona

En su taller ubicado en la avenida Juan B. Justo, en el barrio porteño de Villa Luro, es donde desarrollan sus proyectos de mobiliario urbano, piezas de cemento, diseño industrial, arte e intervenciones urbanas.

Algunas de los productos que integran su cartera incluyen mates de calabaza con la forma de la cara del papa Francisco, cubeteras de las Islas Malvinas, sillas con el rostro de Diego Armando Maradona besando la copa del mundo en los festejos de 1986, y osos de peluche de concreto de gran tamaño.

Actualmente, se encuentran desarrollando más diseños para sumar a las colecciones de “Che Playmobil” como “el patio de la nona” con “referencias al conurbano bonaerense” y también el mate, que “es un poco más difícil por las manitos y encastres que tienen estos muñecos”.

Para acceder a los modelos para impresión 3D deberá ingresar aquí.

Si de costumbres argentinas se habla, no podía faltar el set parrillero, con chorizos, unos con corte mariposa, las herramientas del asador y la parrilla tambor, que se transforman en un complemento ideal del set de pileta “pelopincho” con flotador, conservadora, botellas y reposeras.

Además, también se encuentran disponibles los accesorios para emular al Gauchito Gil, con su pañuelo rojo y altar.

“Siempre me gustaron los Playmobil. Tienen algo transgeneracional. La gente de cincuenta años hasta los de diez alguna vez jugaron con uno de estos juguetes. Además, nos parecía interesante desde el punto de vista del diseño”, precisó López Prystajko.

El primer desafío al que se enfrentaron durante el proceso de diseño y el armado de las piezas tuvo que ver con realizar elementos que logren acompañar la lógica de estos juguetes para que puedan ser funcionales.

Foto Cecili Escamilla
Foto: Cecili Escamilla

“Tuvimos muchas ideas para las piezas, pero comenzamos con las que nos parecieron más representativas. Hay una búsqueda muy inconsciente de identidad local, quizás una cuestión más rioplatense, que es lo que nos toca a nosotros“, detalló.

El diseñador comentó que unas de las primeras ideas que tuvieron para desarrollar fue la costanera de Mar del Plata junto con el tradicional lobo marino, pero que “se iba de escala” y decidieron “arrancar con las piezas que nos parecían más fáciles para que alguien las pueda llevar a la realidad e imprimirlas”.

Una de las particularidades de este proyecto es que no es un producto comercial, los planos para estas piezas están disponibles en una página web en donde cualquier persona puede descargarlos y “argentinizar” sus muñecos.

Foto Eliana Obregn
Foto: Eliana Obregón.

El sitio ya cuenta con cientos de descargas y, según detalló López Prystajko, es satisfactorio observar que “las piezas empiezan a viajar de alguna manera solas y aparecen por lugares que nunca nos imaginamos”.

Grupo Bondi es dirigido desde el 2008 por López Prystajko y Eugenio Gómez Llambi, quienes comenzaron realizando piezas de hormigón con materiales que “tenían a mano”.

Para “Che Playmobil” decidieron salir de su “zona de confort” con un proyecto a pequeña escala con estos modelos de impresión 3D, sumando al equipo a Hernán Ohashi, especialista de diseño de juguetes.

Foto Eliana Obregn
Foto: Eliana Obregón.

La dupla de diseñadores fueron los encargados de realizar los bancos de concreto que pueden encontrarse en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires y que, a primera vista, dan la impresión de ser blandos y acolchonados, pero son de cemento.

“Siempre nos interesó el espacio público como un lugar de disputa. Por eso empezamos a trabajar sobre piezas de hormigón que tienen propiedades físicas y técnicas que hacen que se banquen la intemperie y los golpes”, añadió.

About the Author

You may also like these