Estados Unidos, más cerca de una revancha entre Trump y Biden | El expresidente y el actual mandatario triunfaron en las primarias de New Hampshire

Un nuevo duelo entre Joe Biden y Donald Trump en las elecciones de noviembre en Estados Unidos se volvió más probable que nunca luego de la victoria del expresidente republicano en las primarias del estado de New Hampshire, resultado que consolidó su condición de favorito en la carrera por la nominación republicana. Se esperan 10 meses de tensión y crispación política luego de que la única rival restante para la nominación presidencial republicana, Nikki Haley, sufriera una dura derrota el martes que la dejó sin posibilidades realistas de perseguir al expresidente.

Trump, de 77 años, anticipó la retórica agresiva que tendrá la campaña para las presidenciales de noviembre con un airado discurso de victoria en el que atacó a Haley por su “muy mala noche” y hasta con críticas a su vestido. El demócrata Biden, de 81 años, aceptó que “ahora estaba claro” que afrontaba una revancha contra Trump y advirtió que el futuro de la democracia estadounidense dependía del resultado de noviembre.

Biden también ganó las primarias de su partido en New Hampshire, pese a que no se había presentado oficialmente a las mismas. Apenas necesitó que se hubiera escrutado un uno por ciento de los votos para que cadenas como NBC News y Fox lo dieran como claro vencedor. 

Haley, exembajadora estadounidense ante la ONU, esperaba ser una gran sorpresa en el estado del nordeste, pero Trump ganó por alrededor de 54 por ciento contra 43 por ciento, con el total de los votos escrutados. Después de haber aplastado a sus rivales en la primera votación de la campaña en el estado de Iowa, Trump ya sentenció que cuando las primarias lleguen en febrero al estado natal de Haley, Carolina del Sur, “vamos a ganar fácilmente”.

Trump afianzó su mensaje de extrema derecha sin ningún indicio de acercarse a los votantes más moderados que apoyaban a Haley, algunos de ellos preocupados por las 91 acusaciones penales que enfrentaba el magnate republicano. En un momento, mientras pronunciaba malas palabras en la televisión en hora pico, Trump aseguró que Estados Unidos era un “país fallido” y cargó su discurso con fuertes advertencias sobre los problemas de la inmigración ilegal y afirmaciones falsas sobre su derrota en las elecciones de 2020.

“Venceremos a Trump otra vez”

Biden se expresó tras la victoria del multimillonario: “Ahora está claro que Donald Trump será el candidato republicano”. En un comunicado, el presidente estadounidense aseguró: “Mi mensaje al país es que lo que está en juego no podría ser mayor. Nuestra democracia, nuestras libertades personales, desde el derecho a elegir hasta el derecho a votar”. Su campaña incluso había comenzado a vender productos para una revancha, incluida una camiseta con el lema: “Juntos venceremos a Trump. Otra vez”. 

Sin embargo Haley insiste en que la carrera está “lejos de terminar” y dijo a sus seguidores que los demócratas en realidad quieren competir contra Trump debido a su historial de ser un sembrador de “caos”. “Saben que Trump es el único republicano del país al que Joe Biden puede derrotar”, acotó Haley, de 52 años, quien recientemente intensificó los ataques contra el expresidente por mostrar signos de deterioro cognitivo.

Haley continuó este miércoles su campaña con un acto en Carolina del Sur, su estado natal, siguiente cita clave del calendario electoral republicano. Su equipo de campaña informó del lanzamiento de una campaña publicitaria en el estado, con una compra inicial de cuatro millones de dólares para la retransmisión de dos anuncios en televisión.

Trump, por su parte, tenía previsto acudir este miércoles a Nueva York para asistir a la vista de uno de los juicios que debe afrontar (el de difamación a la escritora E.Jean Carroll) pero no volverá por ahora al banquillo ya que el juez ha decretado un receso por la enfermedad de uno de los miembros del jurado. El expresidente no tenía eventos de campaña en su agenda pública de este miércoles.

¿Se repite el duelo?

Ningún republicano ganó las dos contiendas iniciales y no consiguió finalmente la nominación del partido. “Creo que ahora sí es una carrera entre Trump y Biden”, señaló Keith Nahigian, veterano de seis campañas presidenciales y exmiembro del equipo de transición de Trump. Los medios estadounidenses indicaron que los resultados de New Hampshire daban esperanzas a Biden, a pesar de que encuestas recientes lo mostraban codo con codo o incluso por detrás de Trump en una eventual revancha.

Trump no solo perdió casi la mitad del voto republicano a pesar de postularse como una opción conocida por los votantes, sino que su incapacidad para ganarse a los independientes y a los electores flotantes ayudó a los demócratas. “En realidad fue una noche bastante buena para Joe Biden“, dijo la exsecretaria de prensa de Trump, Kayleigh McEnany, al canal Fox News. Trump respondió a McEnany diciendo: “Guarda tus consejos para Nikki” Haley.

New Hampshire era notablemente más amigable con Haley que los próximos estados a los que se enfrentará si mantiene su campaña. Si bien la carrera en los republicanos llegó a acumular 14 candidatos en los últimos meses se redujo considerablemente antes de convertirse en un enfrentamiento de uno contra uno tras el abandono del gobernador de Florida, Ron DeSantis, al sucumbir en Iowa. 

Aunque en las primarias de New Hampshire se reparten solo 22 delegados de los 2.429 que participarán en julio en la Convención Nacional Republicana, donde se erigirá el candidato a la presidencia, la contienda era una importante prueba para el poder de convocatoria de Haley. La exdiplomática, quien trabajó hasta 2018 en el gobierno de Trump, esperaba obtener un resultado fuerte en el estado, donde los votantes independientes y moderados forman más de la mitad del electorado.

Y aunque obtuvo más votos de los esperados, su propuesta no logró calar entre los votantes republicanos, entre los que consiguió solo un 25 por ciento del apoyo, de acuerdo a una encuesta a boca de urna publicada por la CNN. Los dos aspirantes se volverán a ver las caras el 24 de febrero en Carolina del Sur, el estado del que Haley fue gobernadora entre 2011 y 2017. Antes habrá caucus en Nevada el ocho de febrero, pero como Haley no se presentó los 26 delegados serán otorgados a Trump.

About the Author

You may also like these