El Ejército israelí asedia nuevamente a dos hospitales en la ciudad de Jan Yunis | La Media Luna Roja Palestina denunció ataques sobre los hospitales Naser y Al Amal

El Ejército israelí asedió este domingo nuevamente los hospitales Naser y Al Amal, ambos en la ciudad de Jan Yunis, en el sur de Gaza, con “intensos bombardeos y disparos” en los alrededores de ambos centros médicos, según denunció la Media Luna Roja Palestina. Este nuevo cerco a los dos principales hospitales de Jan Yunis se produce cuando las tropas israelíes llevan a cabo por séptimo día consecutivo una dura operación militar en el hospital Shifa de la ciudad de Gaza, donde aseguran haber detenido a 480 terroristas.

La mira puesta en los hospitales

La Media Luna Roja palestina, que gestiona el hospital Al Amal, señaló que los blindados israelíes están demoliendo edificios y estructuras alrededor del hospital y alertó sobre el “peligro extremo” que corren sus equipos, que no pueden entrar ni salir del hospital. Un miembro de la sala de operaciones de urgencias de la Media Luna Roja, Amir Subhi Abu Aisha, murió por un ataque con dron de las tropas israelíes mientras trabajaba en el hospital y tuvo que se enterrado en el patio del centro.

Testigos presenciales citados por la agencia oficial palestina Wafa también informaron de bombardeos aéreos en el flanco sur y este del complejo médico Naser, el más importante del sur de la Franja, así como en el barrio cercano de Batn as Samin. “Los continuos bombardeos de artillería golpearon implacablemente los edificios, además de producirse disparos de helicópteros y drones, lo que provocó la muerte de varios civiles y otros heridos”, indicó Wafa sobre los ataques al hospital Naser, que alberga a miles de palestinos desplazados por los duros combates en el centro y sur del enclave.

Luego de mantenerlo 25 días bajo asedio, el pasado 15 de febrero las fuerzas israelíes asaltaron el hospital Naser en una ofensiva que duró diez días, en la que murieron decenas de desplazados, pacientes y personal sanitario, además de arrestar a cientos de personas. El hospital Al Amal sufrió la misma suerte en febrero, aunque la operación militar en su interior duró menos tiempo.

Mientras tanto se produce una nueva operación militar del Ejército israelí dentro del hospital Shifa en ciudad de Gaza, el mayor centro médico de la Franja, en la que Israel asegura haber detenido a 480 terroristas y matado a unos 170, en siete días de operativo. El ministerio de Salud de Gaza denuncia la muerte de casi una veintena de pacientes y heridos en el Shifa por la falta de electricidad y medicamentos, además de acusar escasez de alimentos y agua.

La ONU en alerta por la ayuda humanitaria

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió este domingo a Israel eliminar los “obstáculos” para que entre ayuda a la Franja de Gaza, asediada y golpeada por el hambre tras más de cinco meses de guerra entre Israel y Hamas. Pese a la presión internacional, incluyendo la de Estados Unidos, no se han registrado avances significativos para el establecimiento de una tregua. 

Guterres, de visita en Egipto, país que comparte frontera con Gaza, dijo que “es necesario que Israel elimine los últimos obstáculos” para que pueda entrar ayuda al territorio palestino. El máximo responsable de la ONU pidió además un “alto el fuego humanitario inmediato” durante una rueda de prensa en El Cairo junto al canciller egipcio, Sameh Shoukry. “De un lado de la frontera vemos camiones humanitarios hasta donde alcanza la vista, del otro un desastre humanitario que empeora cada día”, afirmó Guterres.

El comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Philippe Lazzarini, dijo este domingo que Israel ya comunicó que no aprobará más convoyes humanitarios dirigidos al norte de Gaza. Lazzarini recordó que la UNRWA, que provee servicios a casi 6 millones de palestinos en diferentes países y es el principal actor humanitario en el enclave palestino, es en plena guerra “el principal sustento” para más de 2 millones de desplazados internos en el enclave.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reiteró al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, su oposición a la ofensiva militar en Rafah, en el extremo sur de la Franja de Gaza, y le advirtió que el desplazamiento forzado de los palestinos sería un “crimen de guerra”. Según los términos utilizados por el Elíseo en un comunicado para explicar la conversación telefónica entre los dos mandatarios, Macron le recordó a Netanyahu que “el futuro de Gaza no se puede jugar más que en el marco de un futuro Estado palestino y bajo la responsabilidad de la Autoridad Palestina”.

Ataques cruzados entre Israel y Hezbollah

El conflicto tampoco da truega más allá de Gaza. El Ejército israelí informó este domingo que durante la madrugada bombardeó el área de Baalbek, en el nordeste de Líbano, donde ataca por tercera vez desde el inicio de las hostilidades porque asegura que hay infraestructura militar de la milicia chiita Hezbollah, que respondió con el lanzamiento de una tanda de 50 cohetes.

En ese punto del Líbano, a más de 100 kilómetros de la frontera, Israel asegura que Hezbollah tiene, entre otra infraestructura militar, su sistema de defensa antiaérea. Sin embargo la mayoría del fuego cruzado se concentra desde el 8 de octubre en las comunidades limítrofes con la línea divisoria. El Ejército señaló que Hezbollah efectuó como respuesta más de 50 lanzamientos hacia el norte de Israel, que la mayoría fueron interceptados y el resto cayeron en zonas abiertas.

La frontera entre Israel y Líbano vive su mayor pico de tensión desde 2006 con un intenso intercambio de fuego durante más de cinco meses que se cobra la vida de al menos 344 personas, la mayoría en el lado libanés y en las filas de Hezbollah, que ha confirmado 235 bajas de milicianos, algunas en Siria. 

About the Author

You may also like these