Alarma ante la toma de un hospital por Israel en Gaza | Denuncian que se asfixiaron cinco pacientes por el corte de luz en Yan Yunis

Una operación militar israelí en un hospital del sur de la Franja de Gaza despertó el viernes temores sobre uno de los últimos centros de salud en funcionamiento en el territorio palestino, donde según Hamas murieron pacientes por falta de oxígeno.

Las tropas entraron el jueves por la noche en el hospital Nasser, de Jan Yunis, tras un asedio de varias semanas. El Ministerio de Salud de Gaza afirmó que tras la incursión, se registró un corte de electricidad que paralizó el suministro de oxígeno y provocó la muerte de cinco pacientes.

El ejército israelí aseguró que detuvo en el lugar a “más de 20 terroristas” sospechosos de participar en el ataque del 7 de octubre contra Israel. La operación se decidió en base a “informaciones creíbles” de que rehenes capturados por Hamas se hallaban allí y de que podía haber cadáveres de algunos de ellos, indicó el ejército, que reconoció que no había encontrado pruebas al respecto.

Según Hamás, la ofensiva terrestre y aérea en Gaza dejó de momento 28.775 muertos. Los bombardeos israelíes y los combates van en paralelo a las negociaciones de un nuevo alto el fuego, mediadas por la comunidad internacional que presiona asimismo para evitar que Israel lance una ofensiva contra Rafah, en el extremo sur de Gaza, donde hay más de un millón de palestinos desplazados por la guerra.

“Un patrón de ataques”

Un testigo, que pidió no ser identificado, dijo que las fuerzas israelíes dispararon “contra cualquiera que se moviera dentro del hospital” de Jan Yunis. La situación en el establecimiento es “caótica”, afirmó la oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF), que reportó que su personal tuvo que huir, “dejando atrás a los pacientes”.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos afirmó que la incursión en el hospital Nasser parecía formar “parte de un patrón de ataques de las fuerzas israelíes contra infraestructuras civiles esenciales para salvar vidas en Gaza, especialmente hospitales”.

Israel acusa a Hamás de organizar sus acciones desde hospitales, algo que el movimiento palestino niega. La ofensiva israelí ha devastado gran parte del territorio palestino y desplazado a 1,7 millones de personas, casi el 80 por cieanto de la población, según la ONU. La mayoría se hacina actualmente en Rafah, en precarios campamentos cerca de la cerrada frontera con Egipto.

Varias organizaciones internacionales han advertido del desastre humanitario que se agrava cada día debido a la escasez de alimentos, agua y medicamentos, resultado del asedio “completo” impuesto por Israel a Gaza dos días después del ataque del 7 de octubre.

Biden pide frenar el ataque a Rafah

“Nos están matando lentamente”, afirmó en Rafah Mohamad Yaghi, uno de los miles de desplazados. El presidente estadounidense, Joe Biden, instó al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a abstenerse de atacar Rafah sin plan para proteger a los civiles. 

Pero Netanyahu insiste en que seguirá adelante con su plan, con el fin de lograr una “victoria” total sobre Hamás. El mandatario estadounidense afirmó que aún tenía esperanzas de que se lograra “un cese el fuego temporal” en Gaza, para “sacar a los rehenes”. “Espero que, mientras tanto, los israelíes no lleven a cabo una invasión terrestre masiva”, recalcó, en referencia a Rafah.

El proyecto israelí despertó temores de un éxodo masivo de refugiados hacia Egipto, que según el Wall Street Journal y una ONG local construye un campamento cerrado en el Sinaí para acoger a los gazatíes que huyan en caso de ofensiva contra Rafah.

Hay que “evitar a toda costa” que los gazatíes huyan a Egipto porque supondría “la sentencia de muerte” de un proceso de paz, declaró el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi. Al igual que muchos observadores, Grandi estima que cuando los refugiados salgan de Gaza no podrán volver, como ocurrió con el gran éxodo de 1948, año de la fundación de Israel, y que eso arruinaría la posibilidad de una solución con dos Estados. 

El ministro israelí de Relaciones Exteriores aseguró el viernes que su país se coordinará con Egipto antes de lanzar una operación en la localidad. “Egipto es nuestro aliado. Tenemos un acuerdo de paz con Egipto y actuaremos para no perjudicar los intereses egipcios”, declaró.

Este viernes la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la ONU exigió a Israel la implementación “inmediata y efectiva” de las medidas cautelares dictadas el 26 de enero para evitar un genocidio en la Franja de Gaza.

Atentado en Jerusalén

Dos personas murieron este viernes y otras cuatro resultaron heridas en un ataque a tiros en el sur de Israel. “Un terrorista que llegó a la estación de autobuses, aparentemente en coche, abrió fuego contra varias personas hasta que fue neutralizado por un civil que se encontraba en ese lugar”, el cruce Rem Masmiya, 40 km al sureste de Tel Aviv.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reaccionó al ataque asegurando que es un recordatorio “de que todo el país es un frente de combate y que los asesinos, que no solo vienen de Gaza, quieren matarnos a todos”.

About the Author

You may also like these