Vacuna obligatoria contra la Covid-19: razones a favor y razones en contra

Vacuna obligatoria contra la Covid-19: razones a favor y razones en contra


Mientras que la Ómicron se ensaña con cifras récord de contagios, el debate en torno a la obligatoriedad de la vacuna contra el Covid 19 comienza a extenderse en todo el mundo y la Argentina no está exenta. En la última semana, dos iniciativas que proponen incorporar esta vacuna en el Calendario Nacional de Vacunación –un proyecto de ley del oficialismo y un documento firmada por más de 1300 especialistas– activaron la discusión en el territorio nacional. Las posturas en la comunidad científica no son unívocas y, mientras algunos respaldan la iniciativa de hacer obligatorias las vacunas para los mayores de 18 años de modo de potenciar el plan de inoculación en toda la población, otros advierten que es mejor aguardar a que las vacunas superen la etapa de aprobación de uso de emergencia. El debate mete cuña, incluso, al interior del mismo oficialismo, ya que el Ministerio de Salud de la Nación advierte que aún no es el momento para avanzar hacia una vacunación obligatoria. En la Provincia de Buenos Aires, mientras tanto, el ministro Nicolás Kreplak, considera que están dadas las condiciones para avanzar con su obligatoriedad, aunque considera que la discusión debe darse en el ámbito del Congreso. Más allá de las discrepancias, todes les referentes consultados por Página/12 coincidieron en destacar la seguridad y eficacia de las vacunas que, en todo el país, ya han inoculado al 75 por ciento de la población con el esquema completo. La discusión sobre la obligatoriedad, en último instancia, apunta al porcentaje que aún se resiste. Reclamos por la obligatoriedadEl proyecto de ley presentado por les diputades del Frente de Todos, Juan Carlos Alderete y Verónica Caliva, desató el debate. «Incorpórase al Calendario Nacional de Vacunación, con carácter gratuito y obligatorio, el esquema completo de vacunación contra el SARS CoV-2 para todas las personas mayores de 18 años que habitan la República Argentina de acuerdo a las prioridades y programas fijados por el Ministerio de Salud de la Nación», sostiene en su primer artículo la iniciativa que, si bien es respaldada por otres legisladores del oficialismo, no cuenta ni con el apoyo de todo el bloque ni con el de Casa Rosada. «La obligatoriedad de las vacunas no forma parte de la agenda del Ejecutivo como tampoco de la del bloque oficialista en el Congreso», aclaró, tajante, la portavoz presidencial Gabriela Cerruti. El proyecto, sin embargo, «es un aporte que hacemos para sumar a la discusión que hay en torno a la gestión de la pandemia, una respuesta a los sectores antivacunas que se opusieron sistemáticamente a cada una de las medidas del gobierno», según explicó Caliva a este diario. «Nuestro único objetivo es sumar al debate», insistió la diputada nacional.»Creo que desde el punto de vista bioético y sanitario están dadas las condiciones para su obligatoriedad. Pero dado el nivel de trascendencia social que estas decisiones tienen en el contexto de la pandemia, me parece que la discusión debe darse en un ámbito de debate democrático. No alcanza con que un comité de expertos del Ministerio defina qué hacer, el debate tiene que darse en el Congreso de la Nación», sostuvo el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, a Página/12. El ministro aseguró que no tenía dudas sobre el beneficio de la vacuna – «el que se vacuna tiene 36 chances menos de morir que uno no vacunado» -, pero recelaba de la posibilidad de que la «sobrerepresentación beligerante contra las vacunas de las redes y los medios de comunicación» generara cierto reflujo violento contra la vacunación. O que la decisión gubernamental terminara «metiéndose en la grieta». La vacuna y la «grieta»»La decisión podría ser utilizado por algunos medios o sectores políticos para generar más violencia o temor. Hay un porcentaje de la población que puede angustiarse y creo que, en el proceso del debate público, escuchando las explicaciones de los expertos, las personas que pueden tener dudas pueden irse convenciendo. Y así logramos que se vacune más gente, que es lo que queremos hacer», explicó Kreplak, haciendo un pequeño paralelismo con lo que fue el debate parlamentario por la legalización del aborto. «Acá hay un asunto conceptual que, con la evidencia que tenemos que nos muestra que vacunarse te protege 10 o 20 veces más de tener una infección severa o la muerte, nos muestra que la vacuna debería incorporarse al calendario de vacunación. Pero, por otro lado, está el debate de si, incorporándola en el calendario, vamos a lograr que ese 10-12 por ciento de la población adulta que no vacunó lo haga. Bueno, la conclusión con el pase sanitario fue que sí, que sirvió», analizó el bioquímico y inmunólogo del Conicet, Jorge Geffner. «La vacunación tiene que se obligatoria, al menos para la población adulta. Ya vemos como se empieza a dar el debate en Europa, se está discutiendo en el parlamento alemán; Italia y Austria ya lo tienen. Hay que plantear la discusión, en todos lados lo están haciendo», reflexionó.»Somos varios los que hemos planteado el tema de la obligatoriedad en el comité asesor del Ministerio de Salud bonaerense. Es imperioso que los niños antes del comienzo de clase estén todos vacunados», sumó, a su vez, el referente científico y biólogo molecular, Alberto Kornblihtt. Según datos del Ministerio de Salud, el 47 por ciento de les niñes entre 3 y 11 años completaron su esquema de vacunación, mientras el 68 por ciento de les adolescentes entre 12 y 17 tiene las dos dosis. «Todo esto tiene que ver con la responsabilidad social de la vacunación. Algunos hablan de libertades individuales como si el hecho de no vacunarse afectara solo a uno y no perjudicara al resto. La única manera de ganarle al virus es vacunándose», insistió.La postura del Ministerio de SaludEn el Ministerio de Salud de la Nación, mientras tanto, echan mano a los números del plan de vacunación para justificar que, de momento, la estrategia que se viene aplicando es efectiva. En efecto, el 86 por ciento de les mayores de 18 años están vacunades con el esquema completo (más del 95 por ciento, por otro lado, ya tiene al menos una dosis). «El momento no lo pide. Tenemos una adhesión enorme, desde principio de año que hemos logrado iniciar más de un millón de esquemas de vacunación para mayores de 18 años», indicó una fuente cercana a la ministra Carla Vizzotti, que destacó también el impacto que tuvieron medidas como el pase sanitario. «Todavía no está clara la situación epidemiológica ni la duración de la inmunidad y la necesidad de los refuerzos como para definir, ni qué variante va a ser la que va a quedar como estacional o endémica como para decidir cuáles son los grupos a vacunar y si hace falta incorporarlos al calendario con obligatoriedad», agregó.»La incorporación al calendario de vacunación es algo que va a suceder en algún momento, pero no creo que el momento sea ahora. La gente que se quiere vacunar ya se está vacunando y los que no se quieren vacunar porque son recalcitrantes anti vacunas no lo van a hacer porque esté incluida en el Calendario de Vacunación. Más que ponerlo como obligatorio, lo que tenemos que hacer es ir a convencer a los que están en el medio, que por fiaca o desinformación no están del todo seguros», puntualizó el infectólogo y fundador de Fundación Huésped, Pedro Cahn. En una línea similar a la que sostiene el gobierno nacional, Pedro Cahn cuestionó el efecto práctico de implementar su obligatoriedad, aunque también hizo hincapié en otro punto: el hecho que la vacuna está todavía en etapa de aprobación de emergencia. «Yo no tengo ninguna duda de su efectividad, pero hay que esperar a que pasen la etapa de autorización de uso de emergencia y que sea aprobadas por la autoridad regulatoria», sostuvo. El infectólogo no fue el único en destacar este punto, sino que es algo que incluso desde Juntos Por el Cambio se está resaltando. «Si bien estas vacunas han mostrado ser seguras y eficaces, tienen aprobación de emergencia en el contexto de la pandemia, no aún para su uso habitual. Para incluirla en el calendario, se necesita evidencia de más largo plazo», indicó a este diario el ex secretario de Salud, Adolfo Rubinstein. El documento de los 1300 científicosCasi en simultáneo a la presentación del proyecto de ley que buscaba incluir la vacuna contra el Covid en el Calendario Nacional de Vacunación, empezó a circular un documento firmado por más de 1300 profesionales de la Ciencia y la Salud que exigía lo mismo al gobierno nacional. «Con el fin de salvaguardar las vidas de todas las personas habitantes de nuestra querida Argentina, es que nos manifestamos en favor de la incorporación al Calendario Nacional de Vacunación, con carácter gratuito y obligatorio, el esquema completo de vacunación contra el SARS-CoV-2», sostiene el documento firmado por figuras como el intensivista Arnaldo Dubin, el infectólogo Tomás Orduna, el médico Jorge Rachid, entre muches otres. «Nos encontramos frente a un brutal aumento de contagios que se encuentra atravesado por dos argumentos falaces que sostienen que la Ómicron produce una enfermedad leve y que estamos entrando en una fase endémica de la enfermedad. Bueno, la Ómicron puede producir una enfermedad grave y mortal y nos encontramos en una pandemia», indicó a este diario Arnaldo Dubin, argumentando que, en este contexto, resulta urgente mejorar la tasa de vacunación. «De la misma forma que otras vacunas son obligatorias, lo mismo debe ocurrir con la de Covid. Este es un tema muy importante para el cual va a tener que haber un debate amplio y consensuado», finalizó.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/397055-vacuna-obligatoria-contra-la-covid-19-razones-a-favor-y-razo

About the Author

Deja un comentario

You may also like these