La ONU aprobó un “cese del fuego inmediato” en la Franja de Gaza | También exige la liberación de los rehenes

Con la sorpresiva abstención de Estados Unidos, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por primera vez en cinco meses de guerra una resolución que pide el “cese del fuego inmediato” en la Franja de Gaza.

La resolución adoptada entre aplausos por 14 votos a favor y una abstención exige dos cuestiones clave: “Un alto el fuego inmediato para el mes de Ramadán” y “la liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes”.

Hasta ahora, Estados Unidos se había opuesto sistemáticamente al término “alto el fuego” en las resoluciones de la ONU y bloqueó tres textos de este tipo. Pero la resolución aprobada esta mañana es fruto del trabajo de los miembros no permanentes del Consejo, que negociaron durante todo el fin de semana con Washington para evitar un nuevo fracaso.

Las cifras del desastre influyeron fuertemente. La respuesta israelí al ataque de Hamás dejó hasta ahora 32.333 muertos en la Franja de Gaza. En tanto, según Israel, unas 130 personas de las 250 secuestradas, siguen rehenes en Gaza, de las que 33 habrían muerto.

“Desde hace cinco meses el pueblo palestino sufre terriblemente. Ese baño de sangre se ha prolongado demasiado. Tenemos la obligación de terminarlo. Finalmente el Consejo de Seguridad asume sus responsabilidades”, declaró el embajador de Argelia, Amar Bendjama.

Muy dividido desde hace años sobre el conflicto entre Israel y Palestina, el Consejo de Seguridad solo adoptó desde el 7 de octubre del año pasado dos de las ocho resoluciones sometidas a votación.

La aprobación de hoy ocurre, además, luego de que Estados Unidos no pudiera hacer prosperar un alto el fuego pero para la liberación de rehenes capturados por Hamas. Rusia y China habían vetado el viernes esa iniciativa por no considerarla duradera.

En rigor, el texto norteamericano no instaba explícitamente a un alto el fuego inmediato y utilizaba unos términos ambiguos, según objetaron los países árabes, China y Rusia.

Varios observadores ven no obstante un cambio sustancial en la postura de Washington, presionado sobre todo por la opinión pública en plena campaña electoral, para limitar su apoyo a Israel. 

About the Author

You may also like these