Donald Trump ganó la interna en Iowa | El expresidente de EE.UU. es el favorito dentro del Partido Republicano

Donald Trump se afianzó como el gran favorito de los republicanos para las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos al superar este lunes a sus rivales Nikki Haley y Ron DeSantis en las internas del estado de Iowa, en medio de una fuerte nevada, según las proyecciones publicadas en la prensa estadounidense. Apenas media hora después del inicio de la votación, las cadenas CNN y CBS predijeron el resultado a favor de Trump, sobre quien pesan cuatro acusaciones penales. Al cierre de esta edición, y con apenas el cinco por ciento del escrutinio procesado, Trump superaba el 50 por ciento de intención, mientras que Haley y De Santis competían mano a mano por el segundo lugar, orillando el 20 por ciento de los votos cada uno.

Los republicanos de Iowa resolvieron sus primarias bajo la forma del caucus, un sistema que requiere que todos los miembros del partido se reúnan de forma presencial en un lugar determinado a una hora específica. Unos 700 centros de votación se pusieron en marcha para recibir el voto de los ciudadanos en la primera prueba de fuego para Trump y sus intenciones de convertirse en el candidato que enfrentará al presidente Joe Biden en noviembre. 

Pese a que proporcionalmente Iowa tiene una cuota de decisión mínima (el 1,6 por ciento), los caucus de este lunes son una de las citas más importantes en la carrera presidencial de Estados Unidos. Si Trump no obtenía el triunfo holgado que esperaba, su imagen de favorito indiscutible podría verse debilitada para el resto de la carrera.

“Creo que vamos a tener una tremenda noche”, dijo Trump en un video publicado en sus redes sociales, horas antes del caucus. El magnate contó con un ejército de voluntarios que desde hace meses recorren todos los rincones de Iowa para movilizar a los votantes. La frenética campaña se vio interrumpida el viernes por una fuerte nevada que trajo temperaturas de hasta 28 grados bajo cero, algo que amenazaba con reducir la participación. “Te pido que salgas, te enfrentes al frío y me apoyes en el caucus de Iowa”, publicó DeSantis en su cuenta de X el lunes. “¡Nunca tendrás la oportunidad de que tu voto tenga más impacto que esta noche!”.

¿Cómo funcionan los caucus?

En los caucus pueden participar todos los ciudadanos interesados, quienes se reúnen en el centro de votación del distrito que les corresponde para discutir en voz alta y votar en un papel, quién quieren que sea el candidato de un partido. A diferencia de unas elecciones primarias, los caucus no los organiza el estado sino los propios partidos, en este caso el partido republicano, y se llevan a cabo gracias a voluntarios.

Mientras que las primarias se asemejan a una jornada electoral con ciudadanos votando durante horas, los caucus son un día y a una hora determinada. En cada centro hay un presidente que se encarga de preguntar si hay alguien que quiera hablar en nombre de cada candidato. En general las campañas de cada partido eligen previamente quién hablará. Una vez que todos hayan hablado, se entregan hojas de papel a los votantes y escriben a mano el nombre de su aspirante elegido.

Al finalizar se cuentan los votos, se leen los resultados en voz alta y posteriormente se vuelcan de manera electrónica en un sistema de recuento general de todos los distritos. A Iowa le corresponden 40 delegados de los 2.469 que se distribuyen entre los 50 estados, que son quienes terminan eligiendo al candidato en la convención del partido, que en el caso de los republicanos tendrá lugar en julio. En Iowa los candidatos reciben un número de delegados proporcional al porcentaje de votos que consiguen.

Los rivales de Donald

Cinco candidatos compiten por bloquearle a Trump el camino hacia la Casa Blanca, pero sólo dos parecen tener todavía posibilidades. Una es la exembajadora ante la ONU, Nikki Haley, la única mujer en carrera y muy valorada por los círculos empresariales. El otro es Ron DeSantis, un conservador con posiciones muy duras sobre migración y el aborto que apostó todo por Iowa. 

Más allá de lo que fuera a pasar en Iowa, Trump, Haley y DeSantis ya tenían eventos agendados en Nuevo Hampshire para el martes, conscientes de que el camino a la presidencia estadounidense es una carrera de fondo. Por primera vez desde su fracasado intento de reelegirse en 2020, Trump, procesado en cuatro causas penales que van desde la apropiación de documentos secretos hasta el intento de anular su derrota electoral de 2020, se enfrentó al juicio de los votantes. En julio, durante la convención nacional, se nominará oficialmente al candidato presidencial republicano.

Los demócratas de Iowa están realizando caucus y votan por correo hasta marzo. Sin embargo ese proceso está prácticamente decidido, ya que Joe Biden aspira a un segundo mandato. Biden, cuya campaña anunció el lunes haber recaudado más de 97 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2023 y ahora tiene una cifra récord de 117 millones de dólares, no tiene rivales de peso. Le pelean la candidatura la escritora Marianne Williamson y el congresista de Minnesota, Dean Phillips.

About the Author

You may also like these