Alemania: por qué los antivacunas creen que estamos otra vez en 1989 


La música rock sonaba a todo volumen desde los parlantes apilados en una furgoneta que se desplazaba lentamente al frente del desfile y el olor a hierba llenaba el aire mientras una animada multitud de unas 1.000 personas marchaban más de 9 mil kilómetros por el centro de Berlín para protestar contra las medidas de lucha contra el coronavirus del gobierno alemán.Sin dejarse intimidar por las heladas temperaturas o el aumento de la presión pública para vacunarse contra el virus, algunos en la mezcla ecléctica que se reunió nuevamente el lunes por la noche en Berlín dijeron que sentían que estaban en una misión histórica para forzar el cambio con sus protestas semanales, igual que los alemanes orientales lo hicieron en 1989 con sus marchas que barrieron al régimen comunista del poder y ayudaron a derribar el Muro de Berlín.La protesta en Berlín se sintió menos como una revolución y más como un acontecimiento lento: una miríada de personas con ideas afines caminando, hablando y riendo detrás de la camioneta con la música a todo volumen.“Estamos unidos por nuestra oposición a cualquier mandato gubernamental de vacunación y las restricciones opresivas”, dijo Katrin Hirsch, una mujer de 54 años que también marchó en Leipzig como estudiante hace 33 años hasta que se le prohibió la entrada a la ciudad y expulsada de la universidad por participar en las manifestaciones masivas semanales que, según los historiadores, jugaron un papel clave en la caída del régimen comunista, allanando el camino para la unificación alemana.»Vi de primera mano lo que pudimos lograr en las calles de Leipzig en 1989 y estoy convencida de que la presión de la gente en las calles puede conducir al cambio», agregó Hirsch, quien ahora administra viviendas en Berlín y es se opone firmemente a vacunarse contra el covid, junto con una cuarta parte de la población.“Las manifestaciones en Leipzig crecieron mucho más rápido y había más energía porque no teníamos nada que perder. El ambiente ahora es más relajado y tranquilo. Nuestros objetivos aquí son detener el mandato de la vacuna, dejar de obligarnos a usar máscaras y dejar atrás esta pesadilla”.El canciller alemán Olaf Scholz y otros líderes políticos han dado un giro radical a la cuestión del mandato de vacunación en los últimos meses, a raíz del aumento de las muertes e infecciones por coronavirus.Después de prometer durante mucho tiempo que no habría un «Impfflicht» general (requisito de vacunación) para combatir las infecciones covid, Scholz y la mayoría ahora piden esas vacunas muy obligatorias, con la esperanza de prevenir o retrasar una quinta ola de infecciones en el otoño y poner un fin de la pandemia.Dado que las dudas sobre las vacunas son más altas en Alemania que en otros países europeos como Francia, España e Italia, solo alrededor del 73 por ciento de los alemanes han sido vacunados, muy por debajo del objetivo del gobierno del 90 por ciento. Se espera una votación sobre el tema que ha dividido amargamente a Alemania en el parlamento en marzo o abril.Ese cambio de opinión sobre la cuestión del mandato de la vacuna ha dado a las protestas que se han desarrollado en silencio durante los últimos dos años una nueva inyección de simpatizantes y energía.El número de personas que participan en mítines en todo el país ha aumentado drásticamente en el último mes, lo que quizás haya sido una de las razones por las que Scholz y su gobierno se han retractado un poco de su promesa de noviembre de promulgar el mandato en febrero.116.300 alemanes han muerto a causa de infecciones covid desde el comienzo de la pandemia y el promedio de siete días de infecciones se disparó a un récord de 638,8 , frente a las 387 de hace una semana.Los manifestantes han elegido deliberadamente los lunes por la noche para sus mítines en toda Alemania. El término «Montagsdemo» tiene un significado poderoso en Alemania, que se remonta a los cambios monumentales que tuvieron lugar después de las protestas del lunes por la noche en Leipzig en 1989.Se estima que hubo otras 75,000 personas que participaron en marchas contra el coronavirus en cientos de pueblos y ciudades de Alemania el pasado lunes por la noche.La mayoría fueron pacíficas, pero hubo violencia dispersa en las manifestaciones en Rostock y Cottbus, en el este de Alemania, cuando la policía, que acompañaba las protestas allí, disolvió las marchas porque los participantes se negaron a usar sus máscaras. Algunos de los manifestantes lanzaron pirotecnia antes de que la policía usara mangueras de agua para dispersar a la multitud. Once personas fueron arrestadas en Rostock. En Cottbus, cuatro manifestantes fueron detenidos tras intentar romper una barrera policial.No hubo violencia en Berlín, a pesar de que cientos de policías antidisturbios lucharon en ocasiones para mantener separados de las protestas a los grupos rivales de contra manifestantes que gritaban consignas antinazis. En toda Alemania, un número algo menor de extremistas de extrema derecha ha utilizado las protestas, mezclándose entre los antivacunas y otros que se oponen a las restricciones, para ventilar su oposición al estado.En Berlín, también hubo una breve parada frente a las oficinas de la estación de radiodifusión pública ZDF, donde los oradores atacaron la cobertura de la red sobre la crisis de covid como desequilibrada e insuficientemente crítica con el gobierno; un orador fue tan lejos como para comparar la cobertura de noticias de ZDF con el «Gleichschaltung» de los medios que tuvo lugar bajo Adolf Hitler cuando el partido nazi estableció un sistema de control totalitario sobre todos los aspectos de la sociedad.“No sé si estas protestas pacíficas contra las medidas del coronavirus marcarán la diferencia”, dijo Bert Müller, un exbombero de 50 años que caminaba con su bicicleta entre la multitud y ha participado una docena de veces. “Pero sí sé que si estuviera sentado en el sofá de mi casa, nada cambiaría. Por eso estoy aquí. Esperando un cambio”.Varios dijeron que disfrutaban asistir a las manifestaciones para conocer a personas de ideas afines y olvidarse de las crecientes presiones del público, sus familias y sus empleadores para vacunarse o usar máscaras en todas partes. Un hombre de aspecto atlético de poco más de cincuenta años admitió que, cuando los bares y clubes están cerrados, las concentraciones son un buen lugar para conocer mujeres. «¿Dónde más puedes ir por las noches para encontrarte con alguien en estos días?» dijo el paramédico.En Berlín, el gobierno local endureció las reglas el domingo y ahora requiere que los clientes de restaurantes, cafés y teatros estén completamente vacunados y hayan recibido una tercera vacuna de refuerzo antes de ingresar a sus instalaciones.“Podés sentir nuestro poder colectivo aquí en las calles”, dijo Sabine Mylonas, una trabajadora de la salud de 58 años que no quiere vacunarse.“Podés sentirte realmente aislado en estos días. La gente te dice que estás loco por no vacunarte, que es muy peligroso y que te vas a morir. Esas son personas que no cuestionan nada y creen todo lo que leen en los principales medios de comunicación. Terminas sintiéndote muy solo. Pero luego venis aquí y puedes hablar con gente que piensa como tú y te hace sentir mejor por unas horas”.De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12Traducción: Celita Doyhambéhère

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/396633-alemania-por-que-los-antivacunas-creen-que-estamos-otra-vez-

About the Author

Deja un comentario

You may also like these